Secciones - Estilos

herbalife

Herbalife, marca 100% dedicada a la nutrición y a la venta directa, enfrenta una demanda colectiva ante el Congreso y el Gobierno de Washington, por presunto fraude "estilo pirámide" que afecta a miles de hispanos.

La empresa de origen estadounidense iniciada en la década de los ochenta promete cambiar la vida de los individuos a través de una oportunidad de negocio convirtiendo a las personas en socios y no incluyéndolos en un “modelo piramidal”.

Memo Fernández, de origen mexicano, es papá de Ana, presidenta de Herbalife que se ha hecho muy famosa en Tlalmanalco, Estado de México, Chalco y sus alrededores, por su gran carisma, la forma que tiene para motivar a las personas y hacerlos parte de su negocio.

Ana Fernández, mamá de tres hijos, quienes estudian en el Tec de Monterrey, comenzó en el negocio de Herbalife cuando tenía 37 años y vio su ascenso rápidamente. Ella se dedicó al 100%, creyó en la empresa y asistió a las capacitaciones programadas. Se volvió una “master” y transmitió todo ese conocimiento para formar una organización fuerte, que con el paso de los días y meses le rendiría frutos.

A los 5 años se volvió presidenta de la organización y ahora tiene dos presidentes debajo de ella y que forman parte de su red.  
Ana, de 52 años conoce perfectamente cómo se maneja el negocio de “esquema piramidal” con el no tiene un problema por el que la gente lo llame así, y que muchos relacionan con un “negocio fraudulento”.

Fernández,  gana actualmente entre 100 y 150 mil dólares mensuales gracias a su trabajo en esta empresa, a la cual dice, “le debe “mucho”.

Este es el negocio perfecto” para ella pero que también sabe que ha necesitado “de mucho esfuerzo y arduo trabajo” para  lograrlo.

“Desayunaba, comía, cenaba, pensaba y soñaba Herbalife para motivar a mi gente. Así que se me hacen increíbles esas historias como la que se escuchan acerca de un salvadoreño que junto con una organización hispana demandaron a la empresa”, resalta.

“Aquí si trabajas ganas, sino lo haces, por supuesto que tienes la oportunidad de ver cómo se cae tu negocio frente a tus ojos, que supongo fue lo que le pasó al salvadoreño que radica en Illinois, EU.”

“Una de las condiciones principales que te pone Herbalife es consumir los productos para conocerlos, saber sus beneficios y poder transmitirlos a los demás”, señala la ahora presidenta, que escuchó de una persona a la que no le fue fácil desplazar el producto del cual no recuperó ni sus ganancias.

Y es que la semana pasada, la empresa estadounidense, Herbalife se hizo acreedora a una demanda de parte de la organización hispana Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), que pide sea investigada por el supuesto “esquema piramidal” que maneja y del cual, la mayoría de los hispanos ha sido víctimas”.

Recién se publicó, que el director ejecutivo de LULAC, Brent Wilkes aseguró que “Herbalife tiene un "esquema piramidal" ilegal que se aprovecha de los integrantes latinos de su comunidad y los perjudica”.

Entre las presuntas víctimas del esquema piramidal  se encuentra el salvadoreño, Miguel Calderón quien se endeudó con un banco para invertir en los productos de la empresa y que hasta ahora sigue pagando.

En el caso de Rodolfo Quiroz, que entró a los 65 años a Herbalife, dice que este esquema de negocio es un “multinivel”, donde se gana dinero de acuerdo a la posición en que uno se encuentre.

“Son diferentes niveles donde uno obtiene ingresos por medio de una organización que uno mismo forma”, indica.

Él acepta que es un negocio piramidal aunque no se maneje la palabra “pirámide” en la empresa para que no se confunda, ni se le asocie con los fraudes recientes, mejor conocidos como “pirámides”, que únicamente manejan dinero.

El "esquema piramidal" de Herbalife maneja puro desplazamiento de productos nutricionales, no de dinero.

“Si no desplazas tu producto, no ves ganancias. Es como cualquier otro negocio”, puntualiza Quiroz, que abandonó la organización hace tres años y que no corrió con la misma suerte de Ana Fernández.

“Este multinivel desplaza productos, es decir, vende. Tú compras el producto y luego consigues a gente para que ellos lo desplacen. Toda la organización, para ganar dinero, debe desplazar productos. Para mí, no es nuevo que Herbalife tenga una demanda encima. Los han denunciado muchas veces pero ninguna ha prosperado”, dice Rodolfo.

Él considera que a mayor desplazamiento de su parte y de la organización (que él mismo formó) se obtienen suficientes ingresos, claro, cuando se tienen buenos cimientos. Pero si tampoco se encuentra a la gente adecuada para este esquema, no prospera.

Al entrar a la trasnacional, como toda empresa, un socio tiene derechos y obligaciones que están plasmados en el contrato que se firma desde un inicio.

“Si trabajas, invitas gente, y formas niveles al infinito, ganas”, comenta Quiroz, quien ahora se dedica a la venta de carros y que además notó que había limitantes cuando trabajaba para esta compañía.

“De entrada no puedes exponer el producto en aparadores con vista al público, es decir, no lo puedes vender en tienditas. Esto más que nada es para que prevalezca una igualdad entre todos los socios. Significa que, el que tenga suficiente dinero para invertir, no le saque ventaja al socio que no tiene dinero para dar a conocer el producto en una tiendita o en un almacén. Porque si te cachan vendiéndolo, te desafilian”.

Al ingresar al multinivel, uno se vuelve además de socio, vendedor pero sin que los productos estén a la vista al público.

El negocio es vender y formar una organización que lo haga de la misma manera y es absolutamente necesario, consumir los productos para poder recomendarlos.

En su experiencia, Rodolfo sí recomienda entrar al Herbalife aunque a él le haya ido mal.

“Para este negocio necesitas cualidades especiales como empatía hacia las personas, estar capacitado y saber capacitar. Sólo que yo fui bueno en su momento, y después, me interesé en otras cosas.”

“Los productos a mí se me hacen de calidad ya que están desarrollados en la Universidad de California (UCLA) donde se tiene un laboratorio dedicado a la innovación de estos productos, a diferencia de los de Jorge Vergara, que no tienen nada y que fue socio de Herbalife en algún momento.”

Memo Fernández, papa de la exitosa Ana con quien se la pasa viajando a Brasil, Canadá, Hawái, e incluso, Acapulco resalta que esta empresa “no toma ventaja ni de rusos, franceses, asiáticos o latinos”.

“Todos tienen la misma oportunidad de prosperar”, puntualiza el señor de 87, quien entre risas, señala con su dedo el pin de su saco mientras dice en voz alta, “Me siento magnífico. Pregúntame cómo”.

México, es el número uno en venta de productos Herbalife a nivel mundial. Vende incluso más que los Estados Unidos. Todo a base de clubes. El éxito es trabajar arduamente, convencer y escalar a otros niveles jamás imaginados.

En la empresa, si se alcanzan niveles superiores (mayorista get, equipo mundo,  millonario, presidente,  presidente 20k, 30k, 50k, chairman, etc) que vienen después de ser distribuidor,  piden un desplazamiento mensual de producto o una cuota mensual organizacional. Pero así como les exigen a las personas que entran al negocio, ganan de la misma manera.

 

 

Descarga nuestra app en cualquier dispositivo, es totalmente gratis. Sólo haz click aquí.  

Síguenos en Twitter, Facebook y YouTube